COVITE ha mostrado su postura sobre el final de ETA, así como en materia de acercamiento de presos y de las competencias de prisiones ante el ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska.

  • Muestra su oposición frontal a la cesión de la competencia de prisiones porque sería transferir los derechos de las víctimas 
  • Expresa su preocupación por que el debate se haya centrado en los presos, en lugar de en asignaturas pendientes como crímenes sin resolver

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha acudido esta mañana a la reunión convocada por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la sede del Ministerio. En el encuentro, Conchita Martín, miembro de la Junta directiva, ha expresado la postura del Colectivo sobre el final de ETA, así como en materia de acercamiento de presos y de las competencias de prisiones. Además, ha calificado como «inquietante» que en las últimas semanas «el debate se haya centrado más en los presos que en las asignaturas pendientes de las víctimas, tan graves como el acceso a la justicia y el esclarecimiento de más de 300 asesinatos sin resolver». «Un Gobierno que se preocupara más por los perpetradores que por las víctimas no tendría la confianza de este Colectivo», ha advertido.

En materia de acercamiento de presos, COVITE ha pedido a Grande-Marlaska que «se exija a los presos el rechazo individual, claro y sin trampas a la violencia como condición para el acercamiento». El Colectivo ha expresado que el Estado «no puede tratar de igual a igual a los terroristas que han intentado destruirlo» y cree indispensable «establecer un suelo ético basado en el rechazo a la violencia».

Martín ha recordado que cargos clave nombrados por el actual Ministerio del Interior fueron «responsables de la vía Nanclares, que ponía condiciones para el acercamiento de los presos». «Por una cuestión de coherencia, entendemos que quienes antes creían que había que exigir a los presos algo a cambio del acercamiento, también lo tienen que exigir ahora«.

El Colectivo ha advertido a Grande-Marlaska que «no caiga en las trampas lingüísticas de la izquierda abertzale que el ministro tan bien conoce«. «No nos sirve la estrategia de ‘reconocer el daño causado’ que ahora promueve EH Bildu porque ETA siempre ha reconocido el daño que provocaba en todos los comunicados de reivindicación de un atentado. De lo que se trata es de que los presos repudien la violencia que ejercieron de forma clara y de forma individual».

En materia de competencias de prisiones, COVITE ha expresado su «oposición frontal» a una transferencia al Gobierno vasco. «Los nacionalistas no han querido gestionar la competencia de prisiones para no ser carceleros; si ahora quieren serlo, es para abrir las puertas de las cárceles. Su preocupación es buscar la vía para ayudar a los etarras encarcelados a salir, es decir, impunidad». El Colectivo ha advertido de que «si se transfieren las competencias de prisiones al Gobierno vasco, se estarían transfiriendo los derechos de las víctimas a los nacionalistas».

Por último, COVITE ha recordado que «el final propagandístico de ETA ha sido muy duro para las víctimas del terrorismo. «En la última reunión que tuvimos en Moncloa hace unas semanas le dijimos a Mariano Rajoy que no nos había dado la foto de la derrota de ETA y que la organización terrorista no estaría disuelta hasta que no se detuviera a todos sus miembros, incluido Josu Ternera. La situación no ha cambiado y, frente a la tentación de considerar a ETA como capítulo cerrado, desde COVITE mantenemos que aún queda por escribir la página de su final».