Le insta a aprovechar una visita al País Vasco para demandar colaboración a la izquierda abertzale.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha pedido al Relator Especial de la ONU contra la Tortura, Juan Ernesto Méndez, que aproveche una visita al País Vasco para instar a la izquierda abertzale a colaborar en el esclarecimiento de torturas ejercidas por ETA. En un escrito, destaca que autoridades públicas de la izquierda abertzale que han reconocido su influencia para evitar estas vulneraciones de derechos humanos nunca han sido investigadas.

COVITE ha remitido una carta a Méndez aprovechando que el relator, a partir del próximo 27 de junio, participará en un curso de verano de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) titulado “Verdad y reconocimiento para las víctimas de tortura, tratos inhumanos y degradantes”. Se prevé que en dicho foro el Gobierno vasco presente los resultados de la investigación “Proyecto Tortura 1960-2013″.

En la misiva, la asociación anuncia que ha presentado en la Audiencia Nacional una denuncia penal por más de 200 casos de tortura y trato inhumano cometidos por el entramado terrorista de ETA. Citando los artículos 1 y 16 de la Convención contra la tortura, que hace referencia a su instigación, expone además que en los hechos denunciados han participado autoridades públicas de la izquierda abertzale que apoyaron y potenciaron los actos de tortura y de persecución cometidos por terroristas de ETA.

Por todo ello, y ante “un déficit en la investigación y persecución de estos execrables crímenes”, COVITE ha argumentado que no pueden quedar en el olvido las torturas sufridas, entre muchos otros, por personas como José Humberto Fouz Escobero, Jorge Juan García Carneiro y Fernando Quiroga Veiga –jóvenes gallegos a los que miembros de ETA arrancaron los ojos con un destornillador–, Jesús María González Ituero y José Luis Martínez Martínez –policías torturados en Francia–, Javier Ybarra y Bergé y Alberto Martín Barrios –torturados y asesinados–, o José Antonio Ortega Lara –sometido a padecimientos inhumanos–.

Dado que en torno a estos actos de tortura no se realizan informes ni se promueven investigaciones contra las autoridades públicas de la izquierda abertzale que las alentaron y promovieron, COVITE ha rogado al relator que aproveche su visita a Euskadi para reclamar colaboración en el esclarecimiento de estos hechos, así como para pedir a la izquierda abertzale que condene este tipo de actos en aras de luchar contra la radicalización de las nuevas generaciones.

Carta íntegra al relator de Naciones Unidas.