• Urge a presionar a Francia para que sus cargos electos no sigan colaborando con ETA en la entrega de armas limpias de huellas
  • Exige al Gobierno que no permita una nueva pantomima protagonizada por terroristas y que disuelva definitivamente a ETA

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha pedido hoy explicaciones al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, a raíz de la publicación de varias informaciones sobre los movimientos de ETA en Francia que apuntan a que disidentes encuadrados en el grupo Ibil se han hecho con el control de armas y a que el etarra David Urdín Pérez es el cabecilla del grupo que se está dedicando a limpiar las huellas del arsenal en poder de ETA, tal y como ha revelado La Razón. La presidenta de COVITE, Consuelo Ordóñez, ha calificado estas informaciones como «muy graves», ha hecho hincapié en «la pasividad y el silencio» de Interior y ha exigido que «las Fuerzas de Seguridad disuelvan de una vez a ETA».

COVITE ha señalado que las noticias confirman una vez más que el desarme escenificado por ETA en Bayona el pasado abril fue «una pantomima que no tuvo respuesta por parte del Gobierno español». Al contrario, según afirma Ordóñez, el Ejecutivo «observa desde una tribuna cómo ETA vende un desarme que no es, cómo los disidentes se hacen con armas, cómo un grupo de etarras está limpiando las pistolas con las que mataron a nuestros familiares y, mientras, se limita a suplicarles que se disuelvan».

El Colectivo se muestra «estupefacto» ante el hecho de que España no esté personada en la investigación abierta en Francia por la destrucción de armas en Luhuso en diciembre de 2016: «Las pistolas que los autodenominados artesanos de la paz han reconocido que destruyeron son las que se utilizaron para asesinar a ciudadanos españoles y, sin embargo, el Gobierno no ha mostrado el más mínimo interés en personarse en la causa». Sobre este asunto, COVITE ha recordado que cuando el año pasado solicitó que la Audiencia nacional cursara una comisión rogatoria a Francia para que la informara sobre las armas y el material incautados en Luhuso, así como aquellas que estaban destruyendo troqueladora en mano, «denegó la petición inmediatamente».

Por otra parte, y ante las informaciones que indican que los artesanos de la paz, entre los que se encuentran cargos electos franceses, están colaborando en «entregas parciales de armas», COVITE ha instado a Interior a que «ejerza una labor diplomática contundente con Francia y exija a los representantes públicos que estén colaborando con ETA que empiecen a colaborar con la Justicia contando lo que saben sobre los terroristas».

Por último, COVITE se ha referido a la posible escenificación de una nueva entrega de armas el próximo mes de abril. «Este Gobierno no puede permitir más teatros protagonizados por terroristas sabiendo que su único objetivo es propagandístico —han afirmado desde el Colectivo—. Basta ya de pedir a ETA que se disuelva. A los terroristas yihadistas no se les pide que se disuelvan, sino que se les detiene. ¿Por qué a los etarras no? Es el Gobierno quien tiene que disolver a ETA y cada día que pasa sin hacerlo es un día más de dejación del Estado de Derecho y de humillación a los ciudadanos de este país».