El Colectivo ha recordado que San Sebastián es la ciudad vasca donde se han perpetrado más asesinatos terroristas y la segunda de España, después de Madrid. Pese a ello, en las calles donostiarras no existe ningún símbolo que recuerde a las víctimas en los lugares donde fueron asesinadas, “lo que supone un déficit en el ámbito de la memoria democrática”, en palabras de Consuelo Ordóñez, presidenta del Colectivo.

  • Presenta la iniciativa en el marco ‘San Sebastián entre todas y todos’, que invita a los ciudadanos a presentar propuestas para mejorar la ciudad
  • Asegura que el Consistorio sigue incumpliendo su compromiso de poner placas en lugares donde hubo asesinatos

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) ha propuesto al Ayuntamiento de San Sebastián, con vistas a los presupuestos de 2019, que lleve a cabo la campaña «Una víctima, una placa», consistente en colocar, en los lugares donde las víctimas del terrorismo fueron asesinadas, una placa con su nombre completo, la fecha del atentado y la organización terrorista responsable del crimen. El Colectivo ha recordado que San Sebastián es la ciudad vasca donde se han perpetrado más asesinatos terroristas y la segunda de España, después de Madrid. Pese a ello, en las calles donostiarras no existe ningún símbolo que recuerde a las víctimas en los lugares donde fueron asesinadas, “lo que supone un déficit en el ámbito de la memoria democrática”, ha afirmado Consuelo Ordóñez, presidenta del Colectivo.

COVITE ha presentado la propuesta en el marco de la iniciativa «San Sebastián entre todas y todos», que solicita a ciudadanos y asociaciones ideas para su inclusión en los presupuestos del próximo año, previa votación de los vecinos. «COVITE se agarra a esta posibilidad para darle la oportunidad al Ayuntamiento de cumplir con la obligación de recordar a las víctimas en los lugares donde fueron asesinadas, un compromiso aprobado en Pleno y que el Consistorio lleva años evitando realizar», han enfatizado.

De esta manera, el Colectivo retoma una campaña que inició en 2014 inspirada en los Stolpersteine que en ciudades europeas recuerdan a las víctimas del Holocausto. La primera placa fue colocada el 21 de septiembre de 2014 en el Muelle de Marzana de Bilbao, donde falleció María Luisa López Ortega el 19 de febrero de 1987 a causa de las heridas provocadas por el estallido de una bomba de ETA. En octubre de 2014, el Colectivo continuó con su campaña en la Parte Vieja de San Sebastián, con un distintivo en memoria de Miguel Paredes y Elena Moreno, asesinados por ETA el 6 de abril de 1990. Sin embargo, la placa se retiró 48 horas después. Asimismo, el 11 de marzo de 2017 el Colectivo colocó 62 placas, 48 en Bilbao y 14 en San Sebastián, en recuerdo a 86 personas asesinadas en atentados terroristas. Los Ayuntamientos de ambas ciudades ordenaron su retirada.

“Es necesario abrir un camino de reparación moral para las víctimas del terrorismo y defender los principios democráticos para deslegitimar el terrorismo, puesto que todavía se sigue justificando en algunos sectores sociales, políticos y culturales”, ha aseverado Consuelo Ordóñez. La presidenta de COVITE ha añadido que «cumplir por fin con la campaña ‘Una víctima, una placa’ pondría a San Sebastián al nivel de otras ciudades que no temen mirarse en el espejo de la historia».