Campaña de COVITE en la que el Colectivo, ante la pasividad de las instituciones públicas para recordar a las víctimas del terrorismo, comenzó a colocar placas en memoria de los asesinados en los lugares del País Vasco donde fueron asesinados.