20.08.2022. Bilbao (Vizcaya). Carteles con los rostros de los terroristas de Bilbao

Un grupo de personas vinculadas a la chozna y conparsa Txori Barrote portan las imágenes de los etarras vinculados a Bilbao durante el pasacalles en las fiestas de Bilbao. En la foto aparecen las imágenes de los terroristas Ibai Beobide, Beatriz Echevarría, Iñigo Zapirain, Jon Igor Solana, Harriet Iragi, Óscar Barreras, Juan Carlos Iglesias, Unai Fano, Asier Mardones, Itziar Moreno, Raúl Fuentes, Liher Aretxabaleta, Raul Fuentes, Garikoitz Aspiazu, Jurgi Garitagoitia, Arkaitz Aguirregabiria, Fernando García,Javier Abaunza, Ángel Tellería, Iker Olabarrieta y Sebasten Jon Gurtubay. Las imágenes de los mismos terroristas son colgadas en las paredes de la chozna Txori Barrote.

Ibai Beobide Arza fue condenado por el atentado en 2008 contra la Casa del Pueblo del barrio La Peña de Bilbao, en el que seis agentes de la Ertzaintza resultaron heridos. Además fue condenado a 29 años de prisión por el atentado con coche-bomba cometido en 2008 contra la sede de EITB. El terrorista también fue condenado a 25 años de cárcel por la colocación en 2008 de cuatro artefactos explosivos en Cantabria.

Beatriz Echevarría Caballero e Iñigo Zapirain Romano fueron condenados a 485 años de prisión por el asesinato de Luis Conde de la Cruz y a 45 años por el asesinato de Eduardo Puelles García. Además, fueron condenados por estragos al colocar un artefacto explosivo en una oficina del INEM en Bilbao en 2006.

Jon Igor Solana Matarrán y Harriet Iragi Gurrutxaga eran miembros del Comando Andalucía de ETA. Fueron condenados  por los asesinatos en el año 2000 de Luis Portero García, José María Martín Carpena y Antonio Muñoz Cariñanos.

Óscar Barreras Díaz fue condenado a 35 años de prisión por el asesinato en 1997 en Bilbao de Luis Andrés Samperio Sañudo.

Juan Carlos Iglesias Chouzas es responsable de una veintena de asesinatos. Por otro lado, Jon Mirena San Pedro participó en un intento de atentado contra un policía en Baracaldo en 1991.

Unai Fano Aldasoro fue condenado a 20 años de cárcel por pertenencia a organización terrorista, tenencia de explosivos y armas, falsificación de documento oficial y hurto.

Asier Mardones Esteban fue condenado a 74 prisión por el atentado cometido contra la Ertzaintza en Alto de Herrera, en el que resultaron heridos dos agentes de la Ertzaintza  Además, fue condenado a 7 años de prisión por la quema de un autobús en Baquio en el año 2000.

Itziar Moreno fue condenada a 15 años de prisión por el intento de asesinato de un gendarme en 2011 al dispararle intentando escaparse de un control policial.

Raul Fuentes Villota fue condenado a 50 años de cárcel por intentar colocar una bomba en el coche de un policía nacional en Baracaldo (Vizcaya) en 1991.

Liher Aretxabaleta Rodríguez fue condenado a 535 años de prisión por perpetrar un atentado con coche bomba  en 2005 en Madrid, en el que 50 personas resultaron heridas.

Garikoitz Aspiazu Rubina, jefe militar de ETA, fue condenado por 20 intentos de asesinato. Tiene varios procedimientos pendientes con la justicia.

Jurgi Garitagoitia Salegi fue condenado a 44 años de prisión por el asesinato en  2008 de Ignacio Uría Mendizábal. Además, se le atribuyen 25 delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa.

Arkaitz Agirregabiria del Barrio fue condenado a 25 años de prisión por el asesinato en 2010 de  Jean-Serge Nérin.

Fernando García Jodrá fue responsable de los asesinatos de Ernest Lluch Martín, Juan Miguel Gervilla Valladolid, José Luis Ruiz Casado y Francisco Cano Consuegra.

Javier Abaunza Martínez fue condenado a 35 años de prisión por el asesinato de Rafael Martínez Emperador.

Ángel María Telleria Iriarte “Gotzon” fue condenado por el asesinato en 1981 de María José García Sánchez.

Iker Olabarrieta Colorado “Fiñu” fue condenado a 20 años de prisión por intento de asesinato en 2002 de Eduardo Madina Muñoz.

Sebasten Jon Gurtubay Sánchez fue condenado a 20 años de cárcel el intento de asesinato de dos agentes de la Ertzaintza en Portugalete en el año 2001. Los dos agentes de la Ertzaintza sufrieron quemaduras muy graves.