26.06.2017. Pamplona. Centenares de personas reciben en el barrio pamplonés de Azpilagaña al terrorista de ETA Iker Araguas. La Audiencia Nacional condenó a  Araguas por delito de desórdenes públicos con el agravante de disfraz y otro delito de daños terroristas a cumplir cuatro años, seis meses y un día de prisión. Asimismo, el Tribunal Supremo señaló que en el domicilio de Araguas se encontró propaganda a favor de los presos de ETA y documentos de SEGI. La sentencia de la Audiencia Nacional concluye afirmando que Araguas actuó “en el ámbito de la campaña de violencia (‘kale borroka’) desarrollada por el entorno de la banda terrorista ETA y en apoyo de los postulados violentos que preconiza dicha organización”.