30.06.2023. Guecho (Vizcaya). Concentración de Ernai a favor de la excarcelación de los etarras de Guecho

Ernai (las juventudes de SORTU) realiza una concentración en Algorta, Guecho a favor de la excarcelación de los etarras Manex Zubiaga, Francisco Javier Gallaga, Álvaro Arri, Asier Borrero, Arkaitz Goikoetxea y Maria Lizarraga. Durante la concentración también se portó una pancarta de Etxerat (asociación de familiares de etarras afines a SORTU) a favor de la excarcelación de los etarras.

Manex Zubiaga Bravo fue condenado en 2010 a 111 años por colocar junto a otros etarras un coche-bomba en el centro de Madrid en 2001 donde iba a celebrarse el día de las Fuerzas Armadas y que causó más de 20 heridos.

Francisco Javier Gallaga Ruiz fue condenado en 2006 a 343 años de cárcel por el asesinato perpetrado en Córdoba en 1996 contra un autobús del Ejército, en el que murió el sargento Miguel Ángel Ayllón Díaz-González. Además en el atentado resultaron heridos el capitán Antonio Duque Lozano, el alférez Antonio Granados Bermejo, Antonia Lara Andreu y Manuel Espino Madueño.

Álvaro Juan Arri Pascual fue condenado en 2006 a 208 años de prisión por participar en el atentado cometido con coche bomba en Madrid en 1994 en el que fueron asesinados el teniente general Francisco Veguillas Elices, su chófer Francisco Joaquín Martín Moya y César García Contonente y por el asesinato el mismo año en Madrid del Teniente del Ejército de Tierra Miguel Peralta Utrera.

Asier Borrero Toribio fue condenado a seis años de cárcel en 2021 por la elaboración de un barril de cerveza bomba.

Arkaitz Goikoetxea Basabe fue condenado en 2010 a 515 años de prisión por el atentado perpetrado en Legutiano (Álava) en 2008 contra la casa cuartel de la Guardia Civil en el que fue asesinado el agente Juan Manuel Piñuel Villalón. Posteriormente fue condenado en 2012 a 72 años y 3 meses de prisión por el atentado con coche bomba perpetrado en Durango en 2007 contra la casa cuartel de la Guardia Civil en el que tres agentes resultaron heridos y condenado en 2014 a 133 años por el atentado cometido en Calahorra en 2008 contra la casa cuartel de la Guardia Civil en el que 8 personas resultaron heridas. Finalmente fue condenado por la colocación en Guecho en 2008 de una furgoneta bomba contra el club marítimo de Guecho.

María Lizarraga Merino fue condenada en 2010 a 19 años y 3 meses por asociación ilícita, falsificación de documento público, tenencia de explosivos, tenencia ilícita de armas, robo y hurto.